Una mirada hacia las artes de pesca andaluzas en la antigüedad

Versión para impresiónVersión PDF
Una mirada hacia las artes de pesca andaluzas en la antigüedad
Una mirada hacia las artes de pesca andaluzas en la antigüedad

Darío Bernal, responsable del proyecto
Universidad de Cádiz
Andalucía Investiga


¿Qué aparejos de pesca utilizaban nuestros antepasados? ¿Qué técnicas pesqueras de entonces aún perduran y cuáles han acabado despareciendo? Investigadores de la Universidad de Cádiz buscan las respuestas a estas y otras preguntas relacionadas con la actividad pesquera andaluza en el proyecto de excelencia Artes de Pesca en Andalucía en la Antigüedad. Modelización de la metodología de investigación arqueológica e inicios del corpus documental, que ha recibido incentivos por valor de 196.000 euros por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia.

A lo largo de la historia, la pesca ha sido una práctica habitual en todas las civilizaciones. En el caso de Andalucía, la mayoría de los estudios realizados hasta la fecha han revelado el funcionamiento de la industria conservera de elaboración de pescado salado (salsamenta) y salsas de pescado (garum y derivados), sin prestar atención a las técnicas de pesca y el instrumental utilizado para la captura del pescado.

Con el objetivo de recuperar la memoria de las artes de pesca en el litoral andaluz, investigadores de la Universidad de Cádiz están creando un inventario sin precedentes en el que recogerán el instrumental pesquero utilizado en Andalucía durante la Antigüedad Clásica, concretamente entre la época fenicia - que abarca aproximadamente desde los siglos IX/VIII a.C.- y finales de la Antigüedad Clásica (s. VII d.C.).

Para ello, un equipo interdisciplinar formado por prehistoriadores, arqueólogos, medievalistas, antropólogos, arqueozoólogos y biólogos especializados en pesca actual, y coordinados por el profesor Darío Bernal, realizará desde diferentes perspectivas una interpretación integral de todo el registro arqueológico de esa época.

Estos trabajos, que se pueden consultar en esta web que los investigadores han creado a tal efecto y en los que participan también las universidades de Sevilla, Huelva y Málaga, así como el CSIC y otros centros internacionales como las universidad de Siena y del Sur de Dinamarca, se enmarcan en un proyecto de excelencia denominado Artes de Pesca en Andalucía en la Antigüedad. Modelización de la metodología de investigación arqueológica e inicios del corpus documental, y financiado con 196.000 euros por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia.

En primer lugar, estos expertos están determinando cómo se deben estudiar estos artefactos pesqueros –anzuelos, pesas de red…-, pues no existe un protocolo estandarizado de estudios sobre este tipo de material arqueológico.

Hasta hace relativamente poco, cuando los arqueólogos localizaban pesas de red en los yacimientos fenicios, púnicos, romanos o medievales, inmediatamente realizaban el vaciado del orificio pasante para poder realizar el estudio tipo-cronológico del objeto –dibujo y fotografía-, sin proceder a la toma de muestras del sedimento interno, cuya caracterización permite saber el tipo de fibras utilizadas para las relingas –cabos inferiores- de las redes, si es que las pesas se abandonaron con restos de las mismas, como suele ser muy frecuente, apunta el responsable del estudio.

Los instrumentos pesqueros que han localizado, casi un millar de piezas entre anzuelos, pesas, pesas de red, arpones, flechas, lanzaderas o agujas de reparar redes, proceden de yacimientos arqueológicos ubicados a lo largo de toda la costa andaluza, desde Almería hasta Huelva, con una especial atención hacia los asentamientos de la Bahía de Cádiz y de la Bahía de Algeciras, ya que en ellos existe mucha documentación inédita que además es diacrónica, es decir, abarca desde la Prehistoria hasta la época medieval y moderna, constata el historiador de la UCA.

Para comenzar su identificación y atribuirles una utilidad concreta, los investigadores cuentan con dos tipos de fuentes disponibles. Las más numerosas son las fuentes literarias clásicas, que indican expresamente el tipo de aparejos utilizados, como sucede en la obra Haliéutica de Opiano, del siglo II d.C. En ella se comenta los tipos de artes más abundantes (caña, sedal, tridente, trampas y redes). Además, en la iconografía musivaria, encontramos multitud de elementos que confirman dichas apreciaciones. En los mosaicos advertimos pescadores con cañas desde la costa o desde embarcaciones, jóvenes piscatores con sedales, diferentes tipos de redes y pescadores con tridentes que desde el litoral o la borda de barcos izan sus capturas, expone Bernal. La pintura pompeyana es otra de las fuentes a la que han recurrido estos investigadores. En los frescos conservados, sobre todo en Pompeya, Herculano o Stabiae, se reflejan muchas escenas pesqueras de esta tipología.

Una vez catalogados, será más sencillo para estos expertos constatar qué prácticas pesqueras surgieron en la Antigüedad, y cuáles han perdurado hasta nuestros días, así como cuántas han caído en el olvido. La pesca manual con arpones o tridentes es quizás la que menos haya perdurado, restando únicamente de manera episódica en algunos lugares de Andalucía como en los famosos corrales de Rota o Chipiona. En cambio, las almadrabas gaditanas hunden sus orígenes en época romana con seguridad y posiblemente en época fenico-púnica. Otras artes actualmente prohibidas como la atarraya o esparavel, es decir, las redes de mano que se lanzan desde embarcaciones o la costa están perfectamente documentadas en yacimientos como la ciudad hispanorromana de Baelo Claudia. El caso de los palangres, arte compuesta por una larga línea de la cual penden multitud de anzuelos y muy usada en el Estrecho de Gibraltar para la pesca de voraces en la actualidad, también está perfectamente constatada al menos desde época romana, cuenta Bernal.

Todo el instrumental estudiado quedará registrado en una base de datos que constituirá un primer elemento de análisis para interpretar las técnicas de pesca. Es fundamental acometer estudios transversales de corte diacrónico, es decir valorar qué sucede con estos artefactos desde la Prehistoria, durante la Protohistoria, en época romana, durante los últimos siglos de la Antigüedad Tardía o durante el Medievo, pues únicamente con una perspectiva cronológica tan amplia es posible contextualizar los cambios advertidos en las pesquerías, que constituyen ambientes muy tradicionales de carácter artesanal, asegura este investigador de la UCA.

Acuicultura en la Bética Romana

Tras dos años de trabajo, uno de los resultados más importantes que los investigadores han obtenido hasta el momento es la confirmación de la presencia de acuicultura en Baetica en época romana.

En concreto, han documentado un vivero de ostras en las fábricas de salazones de la antigua Iulia Traducta (actual Algeciras). Según los estudios biométricos que hemos realizado, este vivero estuvo funcionando al menos hasta el siglo V d.C. Algunas ostras habían crecido sobre fragmentos cerámicos romanos, evidencia de las técnicas de ostricultura descritas por autores clásicos –como Columela- e ilustradas iconográficamente en multitud de soportes, como las conocidas series de botellas de vidrio de Baia y Pueoli en el Golfo de Nápoles.

Es la primera vez que se produce un hallazgo de este tipo en España según Bernal, lo que abre unas expectativas científicas muy notables para los próximos años, pues en otros yacimientos debieron darse fenómenos similares que resultan difíciles de advertir por la escasa visibilidad arqueológica de estas prácticas.

Al mismo tiempo, están realizando un corpus arqueozoológico de los taxones de fauna marina existentes en varios yacimientos andaluces, tanto de las especies de malacofauna –gasterópodos (caracoles y babosas) y bivalvos marinos (mejillones, almejas, coquinas)- como de la ictiofauna –peces- objeto de captura.

Con este trabajo, Bernal y su equipo han podido documentar la presencia de restos óseos de cetáceos en varios yacimientos, como los de Algeciras, Baelo Claudia, Castillo de Manilva o Ceuta. Esto, unido al estudio de fuentes literarias ha permitido confirmar la pesca de ballenas en la Antigüedad en el ámbito del Estrecho de Gibraltar, una cuestión que no encuentra de momento ningún otro parangón en el ámbito atlántico-mediterráneo, señala Bernal, quien añade que también se han podido estudiar varios conjuntos de atunes procedentes de factorías de salazones púnicas (como de la gaditana Plaza de Asdrúbal) y romanas (Baelo Claudia o antiguo Teatro de Andalucía en Cádiz), de lo que se derivarán en el futuro estudios de gran importancia sobre las tallas de las especies pescadas y sobre el sistema de despiece o ronqueo del atún rojo a lo largo del tiempo. No existe de momento ningún lugar del Mediterráneo en el cual se disponga de esta amplia documentación sobre restos de atunes procedentes de yacimientos arqueológicos de época antigua.

Lunes, 16 de Diciembre de 2019
twitter
facebook
rss
version movil
selector selector selector
selector selector selector
selector selector selector
L M M J V S D
 
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31
 
 
 
 
 
 
Tarifas Publicitarias
Banco de Alimentos de Sevilla

Besana Portal Agrario : Portal sectorial con noticias e información técnica sobre los sectores agrícola, ganadero, pesquero e industria agroalimentaria.
Besana Portal Agrario S.A. Astronomía 1. Torre 2 . Planta 9. Oficinas 3 y 4. 41015. Sevilla
Alojado en Experta.pro Hosting Web - Una web Mercantil Valenciano
© Besana Portal Agrario S.A. 2012 .Todos los derechos reservados. Aviso legal. Política de privacidad.Version accesible.